Una generación para hacer historia


By on 11:12

Nikola Zigic tras el penalti no pitado en el Calderon
La historia se escribe a base de títulos. Esta afirmación tiene muchos matices, porque todos recordamos equipos que han hecho historia y que, por circunstancias no han ganado ningún título. Si hablamos de la intrahistoria de un club, los casos aumentan hasta el punto que, todos tienen algún equipo que, para sus aficionados hizo historia.

Por suerte para el aficionado valencianista, la vitrina de  trofeos demuestra que éste club ha tenido muchos equipos que han hecho historia a base de triunfos de competiciones. Uno de ellos, el último, la copa del Rey que se ganó con Koeman de entrenador y que el valencianismo no celebró por las circunstancias que rodeaban al club, tanto deportivas como extradeportivas.

Ahora, después de varios años, el Valencia se encuentra ante una nueva oportunidad para hacer historia. Ganar la Europa league no es algo que se consiga todos los años y, por mucho que algunos lo quieran discutir, tiene muchas más relevancia que la conquista de la copa del Rey.

Sin embargo, esta Europa league y a aquella copa de Koeman tienen en común varios factores. En ambas competiciones se ha ido avanzando sin que ninguna de ellas fuese el objetivo principal de la temporada. Han sido las propias competiciones las que han ido mostrando que era posible su conquista. En la temporada de Koeman el Valencia estuvo coqueteando con el descenso y en más de una ocasión el fantasma de aquel descenso de triste recuerdo para todos los aficionados, rondaba por el subconsciente colectivo del valencianismo. Tal fue el malestar creado que no hubo celebración del título porque el equipo se jugaba la vida tres días después en el campeonato doméstico.

En este caso, la semifinal de la Europa league que enfrentará al conjunto che con el colchonero no viene acompañada de un ambiente tan hostil. Sin embargo, la afición no está ni con el entrenador ni con el equipo. La sensación que dejan es de apatía. La afición está cansada de ver como se sufren descalabros ante equipos muy inferiores al propio sin que a la plantilla le importe lo más mínimo la historia y el nombre del club. El Valencia ha perdido el caché que tuvo años atrás, y además, sus jugadores le han perdido el respeto como entidad. Hemos regresado a aquellos años en los que plantarle cara al Real Madrid justificaba una temporada y salir vapuleados de campos como Cornellá o ser remontados ante nueve jugadores en casa ante el colista no es considerado como una vergüenza por ninguno de los componentes de la plantilla, ni siquiera por su entrenador.

Por eso, aunque el equipo ha llegado a las semifinales de la Europa league (tras ser eliminado en una triste primera fase de la champions league), y estar clasificados en el tercer puesto de la liga, la afición está decepcionada con los suyos. El nivel está, lo vimos en San Mamés y en el Bernabeu, pero solo se saca a relucir cuando el escaparate es el idóneo.

Llegados a este punto, cabría decir que los 17 puntos conseguidos por el equipo en la segunda vuelta (le colocarían en la zona de descenso) dan muestra evidente de que, desde hace meses el equipo no sale a competir. Esto, además de ser grave en si mismo, tiene un punto en contra que los "profesionales" puede que no hayan calibrado en su justa medida: cuando un equipo deja de competir de forma continuada se hace muy difícil hacerlo en un momento concreto. La prueba está en todos los equipos de las ligas menores (Escocia, Irlanda, Grecia, Bélgica) que acostumbrados a la falta de rivales que les exijan darlo todo en sus competiciones domésticas, tienen problemas de competitividad en las europeas.

Desde aquí deseamos que eso no se cumpla y que el Valencia le de un baño histórico al Atlético de Madrid y que después se conquiste la final de Bucarest. Ese deseo es compartido por toda la afición, sin embargo, es cierto que, aunque se consiga conquistar este título, la sensación que quedará entre el aficionado es de que se ha estado jugando a medio gas. Quedar a 30 puntos del segundo clasificado, cuando el año pasado se quedó a 15 debería servir de vara de medición significativa. Tal vez lo que nos diferencia a los aficionados críticos con el equipo no es el ansia de victoria, sino que nosotros la mantenemos a cada partido y ellos no, que para nosotros en cada partido además de los puntos en juego se juega también el nombre y la historia del club y muchos de ellos aún no lo han entendido .  Elegir partidos es de equipo menor, por eso pienso que, esta generación puede hacer historia al ganar un título pero su actitud, si con el tiempo no cambia, hará que queden en el olvido. De ellos depende, la afición les estamos esperando con los brazos abiertos.

About Syed Faizan Ali

Faizan is a 17 year old young guy who is blessed with the art of Blogging,He love to Blog day in and day out,He is a Website Designer and a Certified Graphics Designer.

1 Tu comentario:

  1. Exacto, como dices, pueden hacer historia, tanto en el apartado de palmarés de trofeos como en la escasa ambición deportiva y exigencia.
    Esperemos al menos que terminemos con una celebración

    ResponderEliminar