Valencia 1-2 Mallorca. Pañolada y pitos


By on 9:46







La de ayer fue una de esas noches aciagas que a unos pocos les pilla por sorpresa pero que, para otros, sólo es la constatación de lo que se venía anunciando. Anoche el Valencia navegó a la deriva desde el minuto uno de partido y, atraco arbitral aparte, los de Emery no fueron capaces, en ningún momento de honrar ni el escudo que lucen en el pecho, ni mucho menos la memoria de Don Arturo Tuzón.


No había más que ver el once inicial que saltó al césped de Mestalla para darse cuenta de que el partido, cuanto menos, podía resultar extraño. Fue peor, fue simplemente desastroso.

Unai Emery alineó una defensa compuesta por Stankevicius (que debutaba), Maduro, Ricardo Costa y Jordi Alba. dio descanso a Navarro y prescindió de Mathieu en el lateral; Maduro regresó tras su periodo de inactividad. Una defensa inédita con hombres faltos de ritmo y compenetración. La excepción fue Jordi Alba, que se marcó un partido simplemente espectacular, con continuas subidas por banda, relevos y paredes con Vicente (que junto a Jordi fue el único que se salvó) y sacrificándose en defensa de principio a fin.

El Mallorca, que había visto el partido ante el Rangers, no tardó en descubrir que la zaga ché era un auténtico coladero. Webó, el Chori Castro (marcó los dos goles) y de Guzmán volvieron locos a los de Emery, que en ningún momento se sintieron cómodos ni seguros.

La medular no funcionó mejor. Por segundo partido consecutivo, Unai situaba a Banega de enganche, posición en la que el argentino no encuentra espacios suficientes para desarrollar su juego y en donde se encuentra incómodo, taponado y sin posibilidad de desarrollar su faceta de organizador ni de pasador.

Con Fernándes y Albelda de pivotes, el Mallorca campó a sus anchas. Curiosamente Topal quedaba fuera de la convoctaoria mientras que los dos mediocentros restantes, de corte defensivo, jugaban juntos de inicio. Tal vez Unai pensó que tenía enfrente al Barça, de lo contrario no se explican tantas precauciones defensivas en el centro del campo.

Las bandas fueron para Vicente y Pablo Hernández. El de Benicalap cuajó un muy buen partido, mientras que el de Castellón estuvo tan desdibujado que, por momentos, se podía pensar que jugaba en el equipo rival.

Mata no cuenta
Desde la salida del club de Silva y Villa, el presidente se ha encargado de vender que Mata es el nuevo hombre franquicia, el jugador más importante de la plantilla. Sin embargo, su renovación no acaba de llegar, siempre hay algún pero que impide o pospone la firma y en el terreno de juego, a medida que pasan las semanas va perdiendo peso especifico. Ayer volvió a quedarse sin jugar, como en el Nou Camp, y el jugador ya empieza a ponerse nervioso. Con la nueva ley que permite fichar en el mercado de invierno a cualquier jugador, independientemente de los partidos que haya jugado, no sería de extrañar que en Navidad tuviesemos un nuevo episodio del caso Mata. Este es un tema que puede estar afectando en el vestuario y que requiere una respuesta rápida para que no se enquiste y acabe provocando situaciones poco agradables entre el club y el jugador.

Con un delantero
Como dije antes, Unai situó a Banega de enganche, con lo que Soldado se quedaba como único jugador en punta. La consecuencia fue inmediata, el Valencia se hacía un lío monumental. Los jugadores, a falta de espacios y ante la falta de movilidad de sus compañeros, se dedicaban a dar vueltas sobre si mismos con el balón en los pies, hasta que o bien lo perdían o terminaban por rifarlo. Un desastre, simplemente eso, un desastre anunciado que Unai no supo prever.

Cambio de sistema
En la segunda mitad Unai intento arreglar el desaguisado. Los pitos habían aflorado en Mestalla desde hacía un buen rato, el ambiente era siberiano y se mascaba la tragedia. Quitó a Stankevicius (si este es el nivel de este jugador, puede que no le volvamos a ver jugar), a Banega y en el minuto 70 a Albelda. Reorganizaba el equipo y de nuevo cambiaba de sistema, esta vez era el 4-4-2, en un intento de acallar las críticas y parar la pitada, que por aquel entonces ya empezaba a ser importante. Bruno no aportó grandes cosas, Tino Costa se perdió en la mediocridad del equipo y Aduriz estuvo desasistido, como Soldado lo había estado durante todo el encuentro. El equipo intentó echarse adelante pero nunca supo como hacerlo y las contras del Mallorca daban a entender que estaba más cerca el tercero bermellón que el empate ché. El equipo acabó bombeando balones al área sin fe, más por obligacíon que por connvicción.

Al final los de Laudrup se llevaron los tres puntos, Mestalla despidió a los suyos con los primeros pañuelos de la temporada y Unai aceptaba, por primera vez en mucho tiempo, que se equivócó en el planteamiento.


Una semana negra
El fútbol tiene estas cosas, de haber derrotado al Barça hubiesen salido del Nou Camp con seis puntos de distancia sobre los de Guardiola; siete días después son los culés los que aventajan al Valencia en tres puntos. Por el camino el triste empate en Escocia y la sensación de que Unai ha perdido el rumbo y que el equipo navega a la deriva. En realidad no debería sorprender a nadie, la pasada temporada fue un calco de lo que está sucediendo ahora y el equipo acabó a casi 30 puntos del lider. Mucho tendrán que cambiar las cosas para que Unai tome el timón y enderece el rumbo de un equipo que no está aceptando de buen grado ni las excesivas rotaciones, ni los continuos cambios de esquema. Cada día se acentúa más la falta de personalidad de un equipo que a día de hoy está confundido y muy léjos de saber a lo que juega.

Logroñes

Esta semana comienza la participación de copa del Valencia, que se enfrenta al Logroñés. Tal vez esa sea la explicación a los cambios de ayer, el Logroñes es un rival muy complicado al que hay que temer y mejor salir con toda la artillería. Cuestión de prioridades, que de eso sabe Unai.



About Syed Faizan Ali

Faizan is a 17 year old young guy who is blessed with the art of Blogging,He love to Blog day in and day out,He is a Website Designer and a Certified Graphics Designer.

4 Tu comentario:

  1. Se empiezan a vislumbrar los negros nubarrones que muchos temíamos

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Mientras se quede en semana negra tira que te vas, lo malo sería un mes negro. O dos.

    ResponderEliminar